El secreto para ser feliz es simple

Es simple pero no fácil. Lo primero que tienes que averiguar es qué te hace feliz, qué es lo que te gusta. Una vez que encuentres lo que deseas, sólo tienes que concentrar y dirigir tus energías hacia ello.

Este el primer paso para conseguir que tus deseos se cumplan sin esfuerzo y tu vida se ilumine. Es cierto que no es fácil porque los humanos tenemos un defecto importante: no dominamos nuestra mente. Incluso teniendo claro nuestro objetivo, día a día nuestra mente recibe el ataque de miles de pensamientos negativos como preocupaciones, ansiedades, la nostalgia del pasado, los cálculos sobre el futuro y los miedos que ellos mismos alimentan.

Ese es el gran reto: Superar esas preocupaciones. Eliminarlas para que nuestra mente siga ocupada en seguir dando pasos hacia nuestro objetivo, sin permitirnos el lujo de concentrarnos en un pensamiento negativo. Si un día has conseguido superarlo, no te descuides, ya que el 99% de los pensamientos negativos de hoy te volverán a surgir mañana.

Distracciones mentales

Distracciones mentales

El gran problema a evitar es caer en la espiral de pensar en cosas negativas todos los días (seguro que conoces personas de tu alrededor que se encuentran en esta situación). En vez de pensar en cosas positivas y pensar en cómo hacer que todo pueda hacerse mejor, son cautivos de sus respectivos pasados: unos se preocupan de fracasos sociales o problemas financieros, otros se lamentan de sus infancias, etc… Todos necesitan saber qué si administran y controlan su mente, controlarán su vida y así, podrán cambiar su visión positiva sobre lo que hagan y lo que les pase en la vida.

Buscar lo positivo de cada circunstancia y situación en la que nos encontremos. Descubrir que no se cometen errores, sino que recibes lecciones que aprender. Las experiencias negativas son oportunidades que te ofrece la vida para que mejores como persona y como profesional.

En resumen, la felicidad requiere que dominemos nuestra mente y la llenemos de pensamientos positivos para conseguir nuestros objetivos de una forma más simple.

Ahora, te preguntarás: Esto está muy bien pero… ¿cómo dominar la mente?

Ok, existen 3 fáciles técnicas que se pueden hacer diariamente:

  1. Afirmaciones. Como si fuera un “mantra” diario, repítete a ti mismo: “Se lo que quiero, se hacia donde quiero ir.” Si 60.000 pensamientos diarios nos intentan distraer, repetirnos nuestra prioridad conseguirá que no perdamos el Norte.
  2. Visualización. Reforzar tu objetivo soñando e imaginando esa situación. Todo el mundo ha imaginado cómo será la cita con el chico o chica que te gusta, qué respuesta te dará tu jefe ante la presentación que llevas tiempo preparando, etc… Todo cuanto vemos hoy en nuestras vidas, previamente fue solo un pensamiento de imaginación en la cabeza de algún ser humano.
  3. Meditación. Nuestra mente no nos distrae “a propósito”. Realmente, nuestra mente es una máquina maravillosa y superpotente. Decíamos que 60.000 pensamientos fluyen por ella cada día, es decir, en menos de 1 segundo y medio un pensamiento surge en nuestra mente. Necesitamos que nuestra mente se enfoque. La Meditación calma y centra la mente. Necesita entrenamiento pero al final podrás conseguir pequeños cortes de pensamiento y estados de paz y tranquilidad.

Ahora, sólo queda comenzar a practicar tu mente. Suerte!

dominar la mente

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: