La ley del espejo

Una regla mágica que da solución a cualquier problema de la vida.

Así se describe el libro de “La ley del espejo” de Yoshinori Noguchi.(La página está en japonés, por eso, es mejor acudir al blog de sabonssalut dónde poder leer una entrevista y un fragmento del libro).

La ley del espejo, entre el coaching y las constelaciones familiares, es una filosofía oriental renovada que Noguchi ha experimentado en su trabajo de asesoramiento de empresas y directivos en Japón.

De una forma amena y cercana te transmite su camino hacia la felicidad.

El resumen del libro sería que la vida es un espejo que refleja nuestro interior y, como espejo que es, a que para peinarnos el cabello no peinamos la imagen del espejo sino que nos peinamos el pelo de nuestra cabeza pues, por ello, los problemas se solucionan primero desde nuestro interior.

Cuando en nuestras vidas tenemos un problema con alguien (ya sea un resentimiento, un rencor, etc…) tenemos que perdonarnos primero. Si perdonamos, entonces tanto nuestro cuerpo como nuestro interior se calman y podemos relajarnos.

El autor señala 8 pasos para conseguir perdonar:

  1. Haga una lista con aquellas personas a las que “no puede perdonar”.
  2. Exprese sus sentimientos hacia ellas tal como salgan y escríbalos.
  3. Busque los motivos de aquellos actos. Lo que hicieron y no puede perdonar, el porqué de sus actuaciones y compréndalos por su inmadurez, su torpeza y su debilidad.
  4. Escriba aquello que puede agradecerle.
  5. Utilice la fuerza de las palabras. Perdónele.
  6. Escriba aquello de lo que querría disculparse.
  7. Escriba aquello que haya aprendido.
  8. Declare “le perdono”.

Para acabar, no olvidéis la “ley de lo inevitable”:

“Todos los problemas que surgen en la vida ocurren para hacernos dar cuenta de algo importante. Usted no tendrá nunca ningún problema que no pueda solucionar. Usted tiene la fuerza necesaria para resolver cualquier problema, el cual ocurre para que a través de su solución usted se dé cuenta de algo importante.”

Recomendadísima su lectura.

Deja un comentario

1 comentario

  1. Lidia

     /  febrero 23, 2012

    Antes de personar tenemos que preguntarnos ¿Estoy listo para el siguiente paso? ¿Estoy listo para perdonar? Cada persona requiere su tiempo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: